Inicio / Quienes Somos / Blog Biblioteca
  • Blog biblioteca | Uniandes

Blog Biblioteca

22/07/2021

Tatiana Boada – Bibliotecóloga  

Vivian Quintero – Bibliotecóloga  

Diariamente estamos expuestos a una gran avalancha de información digital, especialmente, entre diferentes redes de comunicación. Un ejemplo claro de esta sobresaturación de información, lo encontramos en las noticias que se han propagado desde la aparición del Covid-19. En estas, conocimos acerca de un virus que llegó sin previo aviso y rompió de manera abrupta nuestra cotidianidad. Esta imprevista llegada no solo presentó a un virus tan poderoso que cambió la forma de actuar globalmente, sino, también, trajo consigo una avalancha de información similar a un sin fin de noticias, reseñas, comentarios, opiniones, especulaciones y anuncios, entre otros, promovidos velozmente a través del mundo digital. En especial desde las redes sociales más importantes y populares. Por esto, está claro que no toda esta información es real y verídica. Hay un espacio muy importante, donde se encuentran, principalmente, las fake news -o noticias falsas-. 

Palabras clave: Noticias falsas, mundo digital, covid-19, desinformación, redes sociales.  

Keywords: Fake news, digital world, covid –19, disinformation, social networks. 

 

La sobresaturación de información se denomina técnicamente como “infodemia”: un término empleado para referirse a la abundancia de información, así como a un virus o a una epidemia informativa y colectiva, en la que se propagan a una velocidad sin precedentes las noticias falsas. Hecho que ha traído consigo pánico, hipótesis irresponsables y desinformación. Por ello, ¿qué hay de cierto en todo lo que nos muestran las redes? 

Antes de compartir contenidos y noticias desde redes sociales u otro tipo de información que consumamos, debemos ser conscientes de la responsabilidad que esto amerita. Es importante tener claro que existe una alta tendencia hacia las llamadas fake news, o las noticias falsas, que no son más que novedades o sucesos de la actualidad, que han sido pensados y redactados con el propósito de manipular causando diferentes emociones al lector. Y, generalmente, para desacreditar, manipular o llamar la atención del público en redes, hechos que pueden ser generados desde cualquier tipo de naturaleza, ya sea una entidad, persona influyente o común. 

Encontramos un claro ejemplo en las famosas y recurrentes noticias de las campañas de vacunación, realizadas diariamente en varios países del mundo y donde millones de personas comparten información como: "yo no me pongo una vacuna de origen ruso", “efecto zombi tras vacuna del Covid-19 por alteración del ADN”, “el covid-19 no existe, es solo un gerontocidio planeado”, entre muchas más.  Titulares que, finalmente, transmiten la idea equivocada como que “vacunarse esta mal”. Pues, este tipo de noticias falsas, afirman que la vacuna fue diseñada como un plan oscuro o una teoría conspirativa del gobierno, poniendo en peligro la salud por los componentes falsos y difamatorios que ponen en riesgo la vida. 

Ministerio de Salud de Colombia [@MinSaludCol]. (26 de marzo de 2020) No es cierto que exista una vacuna o medicamento que cure el coronavirus (COVID-19). ¡No caigas en noticias falsas!. [Tweet]. https://twitter.com/MinSaludCol/status/1243203666884145152 

Según la We are social, en su estudio de 2019, el 52% de la población mundial consulta las redes sociales como principal fuente de información, encontrando que el porcentaje disminuye de acuerdo al rango de edad, como lo podemos evidenciar en la siguiente tabla: 

Fuente: Elaboración propia basada en datos de We are Social (2021).  

Estas cifras nos muestran una tendencia mayor al 50% en el uso de redes sociales en la población adulta sin importar el rango de edad (We Are Social, 2019). Donde el desarrollo de habilidades que permitan identificar una fuente de información fiable y segura juegan un papel fundamental en nuestro interés de estar actualizados con lo que pasa en nuestro alrededor. 

Así mismo, en su estudio de 2021, informa que la red social Facebook sigue siendo la plataforma más usada como medio para mantenerse informado, con un promedio de 19.5 horas por mes (We are social, 2021). Además, “el análisis de BBC Mundo en Facebook, realizado con palabras clave relacionadas con vacunas de covid-19, encontró que el 6,5% de todas las interacciones (me gusta, comentarios, reacciones y compartidos) en posts en español, durante este periodo, correspondían a mensajes desinformativos y antivacunas” (BBC mundo, 2021). 

De esta manera, el estudio nos indica que las noticias que actualmente generan más conflicto, en cuanto al uso de desinformación, son: sobre si la vacuna es segura o necesaria, teorías conspirativas de carácter global, difamatorias y especulativas alrededor del poder y el dinero, esto en torno a las críticas de la gestión política y económica de cada país; así, también, las encontramos desinformando a nombre de dios, la ética y otros temas que ponen en riesgo las libertades individuales y civiles.  

Finalmente, hay que tener claro que no todas las noticias que leemos para mantenernos informados provienen de una fuente confiable. Muchas se difunden rápidamente con el único objetivo de causar emociones. La intención real de la gran mayoría de noticias falsas es desinformar y generar un aumento en las vistas de cierta audiencia específica, obteniendo rentabilidad por difusión, pautas y aumento de seguidores para creadores de contenido. Es más, actualmente, se pueden encontrar en búsquedas de empleo anuncios como: “buscamos redactores para web y blogs”, “redactores de noticias de 1000 palabras”, “redactor por pago según noticias con impacto para el público”, entre muchos otros más... 

Entonces, ¿cómo podemos escapar de la información falsa? 

Básicamente, hay que desconfiar de todo lo que muestran las redes sociales y cadenas de mensajes para evitar la propagación de este tipo rumores. Es por esto que les presentamos algunos consejos para evitar caer en fake news y puedan cuidarse de la “infodemia”.